Bienvenido a Ternua

Suscríbete y participa en concursos, promociones...

News

Friends
Mikel Sarasola: “Con los años las competiciones se han convertido en algo muy secundario en mi vida.”

Yo soy una persona competitiva. Todos lo somos, en mayor o menor medida. Nuestra sociedad es competitiva de por sí, y desde pequeños nos educan para eso, para ser la mejor versión que de nosotros podamos ser; para así sacar buenas notas, conseguir un buen trabajo, ligar con una buena chica, ganar mucho dinero, ganar una competición… Es algo intrínseco a la condición humana, pero es, en mi opinión, algo que hay que intentar controlar y relativizar.

El deporte de competición es la máxima expresión de eso. Dedicas tu vida a entrenar para intentar ganar, para destacar sobre los demás, para ser el mejor.

Y este post va sobre eso; de la competición y del placer de competir.

Tras un verano sin tocar el kayak por motivos de trabajo, y tras la típica sequía veraniega en la costa vasca, llegó Septiembre y con él, el ajetreo. Tres competiciones, tres campeonatos del mundo en dos semanas.

Mundiales de Slalom

El jaleo comenzó con los Mundiales de Slalom, en Pau (Francia). Junto con mi amigo Aitor Goikoetxea nos clasificamos para competir en el mundial en la modalidad de C2, tras obtener la segunda posición durante los campeonatos de España celebrados en Sabero (León), a comienzos de verano. Esta es una modalidad que tiene pocos practicantes a nivel nacional y por lo tanto no tiene mucho mérito quedar entre los tres primeros que daban plaza para los mundiales. Hasta un par de semanas antes no tuvimos la confirmación por parte de la federación de que nos dejaran competir y, como Aitor estuvo fuera todo el verano, no tuvimos ocasión siquiera de entrenar un poco juntos. Nos plantamos en Pau un par de días antes de la competición ansiosos por tocar el agua y pudimos hacer un par de sesiones antes del mundial. Para nuestra sorpresa nos clasificamos en la primera manga para las semifinales, y en semifinales terminamos en el puesto 16 de 17. Terminamos contentos y aunque de fuera pudiera parecer otra cosa, disfrutamos nuestras mangas lo indecible.

A todo el equipo español, en general, no le fue excesivamente bien. Las aspiraciones eran altas, las posibilidades de medalla muchas, y el resultado final fue algo frustrante, con solo dos finales y con varios de nuestros favoritos muy lejos de su máximo rendimiento. ¿Demasiada presión quizás? Una gran pena, pero así es la competición.

Una vez finalizado el slalom era el momento del slalom extremo. Es una modalidad nueva, donde se compite en piragua de kayak extremo; salen cuatro kayakistas a la vez, y el primero que llega abajo gana. En esta modalidad, el mundial era por primera vez oficial. Solo pueden competir dos palistas por país, y se hace primero una clasificatoria cronometrada, donde los 32 mejores pasan a las rondas finales. Solo pasaba uno por país, y a mí me tocaba competir contra David Llorente, uno de los jóvenes cracks de la cantera nacional, y un duro rival, bastante más fuerte que yo y favorito para estar arriba. Aun así hice una buena manga clasificatoria y pude pasar a las finales. Luego, en las rondas finales pasé primero a octavos, luego a cuartos y me planté, un poco de rebote, en las semis. En las semis tuve una dura batalla contra, Neveu, Prindis y Aigner, tres máquinas slalomeras y ahí me quedé, cerca de pasar a la final, pero contento con la competición realizada. Al final 8º.

Campeonato del Mundo de Kayak Extremo

Una vez cerrado el telón en Pau cargué todo en la furgo y junto con mi amigo noruego Dag, pusimos rumbo a Austria, donde en 5 días comenzaba el Adidas Sickline, el Campeonato del Mundo de Kayak Extremo.

Esta es la competición del año que más me gusta. Es la de mayor nivel de todas y con un tramo que me encanta pero que no permite el más mínimo error. No me sentía fino entrenando, notaba la falta de entrenamiento y me sentía cansado. Debido a eso limité mis sesiones a una al día y anduve bastante relajado, sabiendo que era lo que me convenía, intentando controlarme para no agotarme.

La competición comenzó rara. Éramos 147 en la salida y en las clasificatorias hice una primera manga con errores en la que no fui fino, y terminé en el puesto 28. En la segunda manga afiné más y pude marcar el segundo mejor tiempo de todos, y al final sumando las dos mangas me clasifiqué en el puesto 13. Bien, seguro a las finales. 

En las rondas finales competíamos los 52 mejores de la clasificatoria en un formato de uno contra uno donde el mejor tiempo avnzaba a la siguiente ronda. En cuartos me tocó un emparejamiento duro, contra el excampeón del mundo Thilo Smidt, pero hice una buena manga y pude ser más rápido que él. En semis la suerte hizo que me enfrentara a otro excampeón del mundo, el campeón olímpico en Pekín Alexander Grimm. Hice otra buena manga, pero Grimm me ganó por 10 centésimas y tuve que esperar a ver si mi tiempo era lo suficientemente bueno como para pasar como “lucky looser”. Así fue. Mi tiempo fue el segundo mejor tiempo de entre los eliminados y pude acceder a la tan deseada final. 

En la final, en cambio, mi manga no fue tan buena como en las anteriores rondas y con un par de fallos me quedé lejos del podio, quedando relegado al puesto 14. Fue una gran final, la más apretada de la historia de la competición, estando los 16 finalistas a menos de 3 segundos de diferencia. Un sabor agridulce al final, pero muy contento con la competición en general. 

Y así, en dos semanas, me había machacado en tres competiciones. Pasé de cero a cien en pocos días y pude dar el máximo que tenía dentro. No me había puesto ningún objetivo; no tenía ninguna aspiración, al final cada uno ha de ser realista con uno mismo y yo era consciente de que no llegaba bien preparado a las citas. Simplemente veía estas pruebas como una buena opción para despegarme y despejarme de la rutina diaria, hacer algo diferente, juntarme con amigos y, sobre todo, me servía para entrenar de cara a la expedición en la que nos embarcaríamos tras estas pruebas, poniendo rumbo a Pakistán, para enfrentarnos a unos de los mayores retos en el mundo de las aguas bravas: el inmenso río Indus y aledaños.

Y así es. Con los años las competiciones se han convertido en algo muy secundario en mi vida. Me aportan el placer de picarme un poco de vez en cuando, remar de otra manera, totalmente concentrado en un tramo en el que buscas la perfección durante días de cara a unas pocas mangas en las que no está permitido fallar. Viene bien para trabajar nuestra técnica y mejorar. Por unos días vives inmerso en un tramo de 200m que no tiene gran dificultad pero en el que no es fácil ser rápido. Tu mente repasa el tramo constantemente, dentro y fuera del agua; se convierte en una obsesión. Son otros valores. Aun así lo disfrutas, porque en nuestro caso esta semana es la excepción, al final el quedar mejor o peor tampoco cambia nada más allá de la satisfacción personal que le pueda suponer a cada uno y, por suerte, en mi caso, en nada volvería a estar en otro río, sumergido en otra aventura en un lugar brutal, con buenos amigos y divertidos rápidos. Eso es lo que nos gusta y nos llena, y la razón por la que este deporte se ha convertido en nuestra pasión.

  1. /1642781-5484-1-CHAQUETA-LUXON-JACKET-C.jpg
    CHAQUETA LUXON JACKET

    Adrenalite Series

    349,95 €
  2. /1642971-2194-1-CHAQUETA-YANGRU-JKT-M-B.jpg
    CHAQUETA YANGRU

    Adrenalite Series

    159,95 €
Volver a news
© 2019 TERNUA. Todos los derechos reservados.