por Sechu López, alpinista y friend de Ternua
 

Como empieza el frío, voy a centrarme en qué se necesita para hacer trekking en estos meses del año, que son, digamos, los más duros y en los que debemos poner más atención a la hora de afrontar cualquier actividad outdoor "invernal". Sin duda, un hermoso día soleado en invierno es ideal, pero la realidad es que son los menos, lo sabemos, y como apasionados montañeros que disfrutamos de nuestras excursiones, ¡un poco más de frío, lluvia o viento, no nos va a dejar en casa!

La principal característica de esta época del año es la menor cantidad de horas de luz solar, además de que a priori tendremos unas condiciones meteorológicas más adversas (especialmente el frío), y un terreno más difícil (rocas mojadas, barro, nieve, quizás hielo...), por lo que una buena planificación de la actividad es fundamental para que la excursión sea un éxito. Para ello debemos informarnos del estado de la ruta, distancia, dificultad y desnivel, calcular su duración teniendo en cuenta al más "flojo" del grupo, prever donde acampar o refugiarnos si pretendemos hacer noche en la montaña, consultar el parte meteorológico, la hora de salida y puesta del sol... Y si viajamos en coche, llevar cadenas y llenar el depósito antes de abandonar las carreteras principales.

Repasemos qué se necesita para hacer trekking en invierno en lo que respecta a la ropa. Empecemos por los pies. Aunque cada vez se usan más las zapatillas de trail en múltiples actividades montañeras, el invierno es tiempo de botas, ¡de unas buenas botas! Son imprescindibles para mantener los pies protegidos, secos y calientes, pues la combinación de frío y humedad es uno de los peores enemigos. El calcetín es el enlace entre bota y pie, tener esto muy presente y elegir un buen par, transpirables y de suaves costuras para evitar rozaduras. No estrenar botas y calcetines en una actividad larga, usarlas antes para comprobar que la elección es buena para tus pies. Si vamos a transitar por nieve blanda, las polainas son una excelente barrera para evitar la entrada de agua en las botas.

Equipo que se necesita para hacer treekking

1642484_zanskar_aPara el vestuario, el "sistema tres capas" es el mejor, se compone de una primera capa que es la que va en contacto con la piel, es importante elegir prendas de fibra técnica para que expulse bien el sudor y así nuestro cuerpo siga seco a pesar del ejercicio físico.

La segunda capa es la que proporciona el confort en cuanto a la temperatura corporal, por lo que elegiremos prendas cálidas, de fibra para seguir expulsando el sudor y lo más elásticas posibles pues facilitarán nuestra movilidad.

La tercera capa es la más importante a la hora de elegir el equipo que se necesita para hacer trekking, pues ha de protegernos del viento y del agua (lluvia, nieve, granizo), y sin dejar de ser transpirable, por lo que será una buena inversión hacernos con unas excelentes prendas. Este sistema es válido tanto para la parte superior del cuerpo como para la inferior, aunque las piernas suelen soportar bien el uso de una sola capa (2ª/3ª), además de la ropa interior (1ª capa).

La misión de la ropa es la de mantener nuestro cuerpo seco y a una temperatura corporal agradable, por lo que debemos ir poniendo o quitando prendas para conseguirlo, siendo la mochila nuestro armario ambulante, entre otras muchas cosas, por lo que ésta ha de ser elegida con esmero, primando su funcionalidad, comodidad y resistencia. Las prendas de plumas son estupendas por su capacidad aislante, pero delicadas en ambientes húmedos, mejorQué se necesita para hacer trekking en invierno reservarlas para cuando el frío sea más intenso y seco.

El gorro y los guantes son imprescindibles a la hora de realizar la lista sobre qué se necesita para hacer trekking. En función del frío podemos llevar unos guantes finos como "segunda piel" (1ª capa) y sobre estos, otros más gruesos y técnicos (2ª/3ª capa), donde la elasticidad es recomendable. Si en cualquier prenda elegir la talla correcta es importante, en los guantes es fundamental, pues unos guantes grandes nos van a restar movilidad y unos pequeños pueden dificultar el riego sanguíneo por presión, que en combinación con frío intenso, suelen tener consecuencias desagradables.

Los bastones de trekking son aconsejables, más cuando el terreno está mojado o nevado porque al aumentar nuestros puntos de apoyo mejoramos el equilibrio, así parte del peso se descarga sobre los brazos, lo que es más patente si llevamos muy cargada la mochila, algo muy probable en esta época del año y/o si la actividad es de más de un día.

Otros aspectos a tener en cuenta en la montaña

En terreno nevado hay que valorar sus riesgos, y evitarlo si no tenemos material apropiado para progresar por nieve con cierta pendiente (piolet siempre obligatorio, y crampones si la nieve está dura). Aventurarse en pendientes nevadas con piolet y crampones sin saber usarlos, da una falsa sensación de seguridad y puede convertir una caída en una tragedia. ¡Ojo! Si ya se tiene cierta experiencia en trekkings de una sola jornada, aventurarse en hacer actividades más largas, haciendo noche en la montaña, será una experiencia nueva y muy interesante, para mi es uno de los mayores placeres, ya sea en refugio o en tienda, o incluso al pairo, aunque esto último y en invierno es ciertamente más "heavy".

A la hora de definir qué se necesita para hacer trekking es importante defirnir la duración del mismo. Si dura más de una jornada es apropiado llevar cocinilla para la noche, porque con el frío se agradece muchísimo tomar bebidas calientes, y además llevando suficiente gas, podremos fundir nieve y tendremos agua, aunque si es para beber debemos añadir sales minerales, ¡no olvidarlas! En cuanto a la alimentación, podemos llevar comidas ligeras y energéticas para el camino (frutas desecadas, nueces, algo de chocolate, barritas energéticas) y reservar para el final de la jornada las comidas más consistentes (pasta o arroz, queso, embutido...). En mi mochila no faltan infusiones y azúcar, para tomar al final o comienzo del día.

Recomendaciones para hacer trekking en invierno:

  • Planificar la actividad.
  • Consultar el parte meteorológico.
  • Llevar unas buenas botas.
  • Para el vestuario "sistema tres capas", de fibra, bien transpirable, elástico y de la talla correcta.
  • No olvidar los guantes y el gorro. Las gafas de sol son imprescindibles si hay nieve.
  • Llevar bastones de trekking, polainas y una buena mochila (y cubremochila).
  •  Valorar los riesgos, equipación y formación, antes de progresar por pendientes nevadas.
  • Llevar siempre una linterna frontal, los días son más cortos. Las pilas de litio aguantan mejor el frío.
  • Llevar comida energética y fácil de digerir.
  • Para beber, agua, otra opción son las bebidas isotónicas. Un termo con bebida caliente, se agradece.
  • Llevar papel higiénico o pañuelos de papel. Si se bebe agua de nieve (sin sales), será mejor tenerlos cerca.
  • Informar de los planes a alguien de confianza, en caso de necesidad sabrán donde buscar.

Si la actividad es de más de un día, no olvidar:

  • Cocinilla de montaña y gas. Al terminar de cocinar desmontar el gas, se evitarán riesgos.
  • Comida liofilizada y algo de embutido, queso... el pan al gusto de cada uno.
  • Sales minerales para añadir al agua que se obtenga de la nieve/hielo, pero sólo si es para beberla.
  • Tienda, saco de dormir y esterilla (si se va a un refugio, consultar qué podemos no llevar).Camiseta de algodón para poner al terminar la actividad, se descansa mejor.

Disfrutar de la montaña y al marchar, como testigo de vuestro paso, que sólo queden las pisadas. Una actitud respetuosa con la naturaleza, especialmente en espacios protegidos, facilitará la conservación del entorno y el acceso futuro.

Nota: es necesario llevar más cosas, descúbrelas en el artículo "qué llevar en la mochila de trekking"

¡Equípate para tus días de trekking!